Jag Jánuca Sameaj!

Cuando los griegos irrumpieron en el Templo, tornaron impuro todo el aceite que encontraron en el lugar.
  – Cuando los Macabeos vencieron a los invasores, emprendieron una búsqueda y no pudieron encontrar más que un pequeño cántaro de aceite, cerrado y marcado con el sello del Gran Sacerdote. Se encontraba ahí aceite suficiente sólo para un día. –
Entonces sucedió un milagro y esa pequeña cantidad de aceite ardió durante ocho días

Tratado Shabat, XXI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *